Estrías y flacidez

Durante el embarazo nuestro cuerpo aumenta de peso y la retención de líquidos se hace más visible. Además, las hormonas propias del embarazo aumentan las probabilidades de que aparezcan las temidas estrías y flacidez. Las zonas más comunes son las mamas, abdomen y alrededor del ombligo.

Por eso hoy os explicamos qué son exactamente las estrías, porqué se producen y cómo podemos evitar su aparición y / o tratarlas tras el embarazo:

Las estrías son unas líneas irregulares que aparecen en la piel. Una de las principales causas de la aparición de estrías es la falta de hidratación en la piel, la deficiencia de colágeno y la calidad de nuestro tejido conjuntivo.

La flacidez es la disminución de la turgencia y elasticidad de la piel. Los cambios bruscos de peso, los factores externos, el déficit nutricional o la pérdida del tono muscular son las causas más habituales de su aparición.

Para evitar cualquier de estas dos patologías se recomienda una buena hidratación de la piel o a nivel externo (cremas específicas para el embarazo) y a nivel interno (alimentación saludable e ingesta suficiente de agua).

Del mismo modo, realizar tratamientos antiflacidez, circulatorios e hidratantes durante el embarazo ayudará a mantener ese tejido conjuntivo sano, consiguiendo así,  que el tejido sea capaz de adaptarse a los cambios de peso y volumen propios del embarazo sin quebrarse o sufrir en exceso.

Posparto

Si finalmente han aparecido dichas estrías durante el embarazo, una vez haya nacido el bebé y nuestra tripita haya disminuido, veremos si nuestra piel vuelve a su estado habitual o, si por el contrario, existe flacidez y estrías que debemos sanar.

La flacidez mejora visiblemente con radiofrecuencia ya que hay una activación en la función celular haciendo que se genere más colágeno y elastina para así devolver a la piel su turgencia y elasticidad ideal.

En el caso de las estrías, se consideran recientes las que aparecieron hace menos de un año y están en fase roja.  Aquellas estrías que aparecieron hace un año o dos se denominan estrías rosadas y a partir de los dos años el aspecto de la estría suele ser grisaceo o blanco.

Las estrías más recientes son más fáciles de tratar y mediante la radiofrecuencia conseguimos unos grandes resultados. Mejora la circulación de la zona, incrementa la elasticidad, regenera el tejido ayudando a disminuir el tono y surco de la estría. Además, las cremas tópicas con tretinoina ayudan en la regeneración y mejora de las estrías. Este tratamiento tópico debe ser pautado por dermatólogos o médico estéticos debido a su alta concentración de principios activos cicatrizantes.

No debemos olvidar además mantener una alimentación saludable y equilibrada y beber mucha agua.